Texto por:

Rafael T. de Souza
Carolina Rodrigues Cavalcante

www.psiquiatriaweb.com/es/depresion/depresion.html


1. ¿Qué es la depresión?

La depresión o trastorno depresivo mayor es un trastorno psiquiátrico asociado a un gran sufrimiento y que afecta a muchas personas. Según la OMS, la depresión es una enfermedad afecta a cerca del 4,4% de la población mundial¹.

Un episodio de depresión se caracteriza por síntomas psíquicos como tristeza y falta de placer en las actividades del día a día, asociados a síntomas físicos como falta de energía, alteración del sueño, de concentración y alteración del apetito. Para el diagnóstico del trastorno depresivo, tales síntomas deben estar presentes por lo menos 2 semanas, obstaculizando la vida en la esfera personal, social o en el trabajo.

Alrededor del 15% de las personas tendrá (o ha tenido) al menos un episodio depresivo en la vida. La depresión se produce alrededor de 2 veces más en las mujeres que en los hombres. Aunque la depresión puede ocurrir o comenzar en cualquier fase de la vida, el promedio de edad de inicio de los episodios depresivos es alrededor de 40 años.

 

2. ¿Qué causa la depresión?

Se sabe que en la depresión hay alteraciones biológicas en el cerebro, especialmente disminución o actuación deficiente de norepinefrina y serotonina. La norepinefrina y la serotonina son dos neurotransmisores, sustancias que comunican las neuronas. También pueden estar presentes en la depresión cambios hormonales tanto en el eje hormonal Hipotálamo-Hipófisis-Adrenal (HHA) como en la tiroides.

La herencia también puede estar en la base de la enfermedad: se sabe que la acción sumada de diversos genes está involucrada en el desarrollo de la depresión. Los factores psicosociales, como los eventos de vida estresantes, también pueden resultar en cambios duraderos en la biología del cerebro, desencadenando episodios depresivos.

  • ¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

El diagnóstico de depresión mayor se basa en la presencia de los siguientes síntomas durante un período mínimo de 2 semanas²:

  • Humor deprimido la mayor parte del día, casi todos los días;
  • Disminución o pérdida del interés o placer en casi todas las actividades la mayor parte del día, todos los días;
  • Pérdida o ganancia no intencional de peso;
  • Insomnio o hipersomnia casi todos los días;
  • Agitación o lentitud casi todos los días;
  • Fatiga o pérdida de energía casi todos los días;
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva;
  • Capacidad disminuida para pensar o concentrarse;
  • Pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida.

Es fundamental tener en mente que la depresión mayor es un trastorno médico muy prevalente, pudiendo causar gran sufrimiento si se descuida. Por eso, en presencia de algunos de estos síntomas, es importante recurrir a la ayuda de un médico psiquiatra, que proveerá el diagnóstico y encaminamiento correctos.

 

3. Tratamiento

Antes de iniciar un tratamiento para la depresión unipolar, es importante que el individuo sea sometido a una evaluación diagnóstica completa. Diversas enfermedades (psiquiátricas o somáticas) pueden presentar síntomas similares a la depresión. El siguiente paso es la elección de un tratamiento. El tratamiento debe tener como objetivo no sólo la solución de los síntomas inmediatos, así como el bienestar del individuo y la prevención del desarrollo de nuevos episodios.

 

4. Medicamentos

Los antidepresivos comunes no causan dependencia. La mayoría de los antidepresivos también no causa somnolencia ni ninguna incapacidad. También no tienen acción estimulante y no promueven el bienestar instantáneo; estos medicamentos actúan gradualmente, promoviendo modificaciones en hormonas y neurotransmisores, cuyo fin será la normalización de alteraciones relacionadas a la depresión.

A pesar de ello, la elección del antidepresivo debe ser determinada por el perfil de efecto más favorable a la persona. Por eso, debe tener en cuenta el curso de la depresión, si hay historia familiar de depresión, como es la respuesta al tratamiento, cuál es la gravedad de los síntomas y cuáles son las condiciones clínicas generales y si hay la presencia de otros trastornos psiquiátricos.

Los antidepresivos tardan cerca de dos semanas para empezar a hacer efecto. El efecto final del antidepresivo se ve con unas 6 semanas de tratamiento.

 

5. Psicoterapia

Los episodios depresivos normalmente requieren uso de medicación y el tratamiento con antidepresivos suele ayudar a la buena marcha de la psicoterapia. Por otro lado, las psicoterapias son aliadas en el tratamiento y ayudan bastante en la mejora del individuo. Se destacan las terapias cognitiva, conductual e interpersonal, pues son comprobadamente eficaces en el tratamiento de la depresión.

 

Referencias:

¹ Organización Mundial de la Salud (OMS): Informe “Depresión y otros trastornos mentales comunes: estimaciones globales de salud”.

² Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales – 5ª Ed. (DSM-5). Kaplan & Sadok – Compendio de Psiquiatría: Ciencia del comportamiento y psiquiatría clínica. 11ª Edición, 2017.

DEJA UN COMENTARIO

Entre en contato con Psiquiatria Web

Escriba aquí su mensaje.

Comience a escribir y presione enter para buscar

Call Now Button depressão Infantil
Enviar mensagem
Oi, gostaria de obter informações sobre a consulta.
Powered by