Signos y síntomas de depresión


Texto por:

Rafael T. de Sousa

www.psiquiatriaweb.com/depressao/sinais-e-sintomas-de-depressao.html


 

La depresión (o trastorno depresivo mayor) es una enfermedad psiquiátrica muy frecuente, pudiendo acometer hasta el 15% de la población durante la vida. Es la tercera causa de incapacidad en el mundo. Por lo tanto, el diagnóstico precoz de depresión es esencial para disminuir los riesgos asociados a este trastorno, permitiendo el inicio del tratamiento adecuado.

Los criterios del manual de referencia en Psiquiatría, DSM-V, para la identificación de la depresión comprenden la presencia de parte de los siguientes síntomas por un período de al menos dos semanas, siendo que éstos representan un cambio en el funcionamiento anterior del individuo.

Los síntomas se ilustran y se explican a continuación.

 

Cambios en el humor:

El humor deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según lo indicado por relato subjetivo (por ejemplo, se siente triste, vacío, sin esperanza) o por observación hecha por otras personas (por ejemplo, parece lloroso) . (En niños y adolescentes, puede ser humor irritable).
Nota: El humor deprimido no debe confundirse con el sentimiento de tristeza, que es natural frente a variadas situaciones incluso cotidianas. En el humor deprimido, la intensidad de la tristeza es mayor y más constante, por eso diferente del patrón habitual del individuo.

Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva o inapropiada casi todos los días (no meramente auto recriminación o culpa por estar enfermo).
Nota: la persona puede sentirse culpable por conflictos familiares o sociales, incluso cuando no tuvo ninguna participación en el conflicto. Puede sentirse también culpable por la dificultad en lidiar con las demandas del día a día en virtud de las limitaciones impuestas por los síntomas.

En situaciones menos comunes, esa culpa puede extenderse a cuestiones claramente improbables, como la situación de calle en que se encuentran miles de personas pobres, considerada en ese caso una culpa delirante.

Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo miedo a morir), ideación suicida recurrente sin un plan específico, un intento de suicidio o plan específico para cometer suicidio.
Nota: no es raro que las personas dicen que les gustaría que “Dios las llevara” y que no sienten más voluntad de vivir, aunque no piensan en cometer algo contra sí mismas.

 

  • Cambios de volcado:Acentuada disminución del interés o placer en todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (indicada por relato subjetivo o observación hecha por otras personas).
    Nota: es importante a la persona evaluar las actividades que solía realizar y que le traían una sensación placentera. Puede ser un encuentro de amigos para una conversación, ver un partido de fútbol, ​​leer un libro o ver un programa de televisión.Una reducción en la demanda por esas actividades y / o en la sensación de placer que sentía cuando las realizaba representa una de las características más centrales de la depresión.

    Los síntomas cognitivos:

    La capacidad disminuida para pensar o concentrarse, o indecisión, casi todos los días (por relato subjetivo o observación hecha por otras personas).
    Nota: Las quejas de perjuicio en la memoria son comunes en pacientes con depresión. El paciente puede referirse a dificultades para recordar eventos recientes, lo que a menudo está asociado a un déficit en la atención, muy frecuente en individuos deprimidos.

    También puede haber dificultad para la planificación y ejecución de tareas, ya sea en el trabajo o en el hogar.

    Perjuicio de las actividades cotidianas:

 

Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
Nota: la persona puede referirse a cansancio diario, más frecuente que lo habitual, o para esfuerzos, que en un período reciente, no le causaba dificultades. Por ejemplo, mencionar la fatiga después de un paseo que solía hacer con la familia o incluso dejar de ir por sentirse con poca energía.

Cambios somáticos o “físicos”:

Pérdida o aumento significativo de peso sin estar haciendo dieta (por ejemplo, un cambio de más del 5% del peso corporal en un mes), o reducción o aumento del apetito casi todos los días. (En niños, considerar el fracaso en obtener el aumento de peso esperado).
Nota: en este caso es importante quedar claro que los cambios de peso no se derivan de cambio voluntario en la ingesta calórica, con la intención de ganar o perder peso.

Pérdida de interés en el sexo (libido disminuido).
Alteraciones gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, ardor de estómago).
Cambios del sueño.
Nota: El insomnio puede ser inicial con dificultad para dormirse, intermedia, caracterizada por un sueño a menudo interrumpido, con despertares frecuentes, y / o insomnio final, cuando el paciente se despierta, pero no puede volver a dormir.

Algunos pacientes, por el contrario, se quejan de hipersonía, por ejemplo, con intensa somnolencia diurna.

Agitación o retraso psicomotor casi todos los días (observables por otras personas, no meramente sensaciones subjetivas de inquietud o de estar más lento).

Nota: si la agitación está presente, normalmente es consecuencia de un aumento de ansiedad.

 

Síntomas ansiosos.

Nota: es muy común en la depresión que los pacientes se quejen de tensión, aprehensión y preocupación por problemas y situaciones que antes no le causaban molestias.

Además, estos síntomas deben causar sufrimiento clínicamente significativo o perjuicio en el funcionamiento social, profesional o en otras áreas importantes de la vida del individuo. Es importante que los síntomas no puedan ser atribuidos a otra condición fisiológica o uso de sustancias.

Por las razones anteriores, entre otras, el diagnóstico de depresión debe ser hecho por un profesional capacitado, capaz de contextualizar la presencia de síntomas y alejar la presencia de otras enfermedades casuando los síntomas. El diagnóstico se basa en la historia clínica del paciente; los exámenes adicionales pueden ser solicitados por el médico para investigar otras explicaciones posibles para los síntomas (hipotiroidismo, por ejemplo).

Finalmente, conviene reiterar que el trastorno depresivo mayor es un trastorno psiquiátrico serio y muy frecuente en la población. Por eso, en la presencia de algunos de los síntomas descritos, es importante superar el estigma de la enfermedad y buscar orientación médica. Sólo este profesional podrá realizar un diagnóstico seguro y encaminar al paciente para el mejor tratamiento, evitando sufrimiento personal y perjuicios en la vida social y profesional del individuo.

referencias

Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales – 5ª Ed. (DSM-5).

Kaplan & Sadok – Compendio de Psiquiatría: Ciencia del comportamiento y psiquiatría clínica. 11ª Edición, 2017.

Hamilton Depression Rating Scale (HDRS). http://dcf.psychiatry.ufl.edu/files/2011/05/HAMILTON-DEPRESSION.pdf

Beck AT, Beamesderfer A. Evaluación de la depresión: el de depresión. Mod Probl Pharmacopsychiatry. 1974; 7: 151-69.

www.ic.unicamp.br/~wainer/cursos/2s2008/ia/insonia/Beck%20depressao.doc

Escala de evaluación del riesgo de suicidio de Columbia (C-SSRS). https://www.kandelscreen.com/questionnaire/rating-scale/columbia/

Montgomery-Asberg Depression Scale (MADRS). https://psychology-tools.com/montgomery-asberg-depression-rating-scale/

DEJA UN COMENTARIO

Entre en contato con Psiquiatria Web

Escriba aquí su mensaje.

Comience a escribir y presione enter para buscar

Call Now Button
Enviar mensagem
Oi, gostaria de obter informações sobre a consulta.
Powered by